Biografía

TOMADO DE: Navarro, Rosana. Etty Hillesum: Mística y Humanidad. Bogotá: PUJ, 2017.

Biografía Etty Hillesum

La persona de Etty Hillesum, una semblanza biográfica

Etty Hillesum era hija de un profesor judío de lenguas clásicas, muy erudito, silencioso y estudioso, con un gran sentido del humor, a la vez que autoritario. La madre de Etty, Rebeca Bernstein, una mujer judía rusa quien luego de una persecución en su país se vio obligada a emigrar a Amsterdan en 1907.  Su carácter fuerte, extrovertido y dominante hizo difícil la convivencia familiar y aún más la relación con Etty. Los dos hermanos menores de Etty, Jaap y Mischa, ambos muy brillantes en sus respectivas profesiones, el primero médico, el segundo pianista muy talentoso.

Etty Hillesum heredó la viveza intelectual de su padre y los rasgos apasionados de su madre. Vivió su juventud en Middelburg, Hilversum, Tiel y Winschoten, lugares donde su padre fue trasladado debido a su trabajo. A partir de 1924, vivió en Deventer. No fue una buena estudiante en sus años escolares. Luego de la escuela estudio hebreo y decidió estudiar Derecho en Amsterdam. En 1937 se fue a vivir a una residencia cuyo dueño era Han Wegerif, un hombre mayor, viudo de quien se hizo su amante. Además de Derecho, Etty estudió lenguas eslavas y estaba estudiando Psicología cuando estalló la guerra. Mientras vivió en casa de Han, dio clases de ruso en la universidad y también clases privadas.

Trabajó como voluntaria del Consejo Judío desde agosto de 1942.

Su diario da cuenta del gusto por la lectura y el cultivo intelectual. Los cuadernillos que fue elaborando fueron en su mayoría escritos desde su habitación en la casa de Han.

En cuanto a Julius Spier, a quien refiere en su diario como “S”, era un judío alemán que en 1939 decidió emigrar a Amsterdan luego de haber cambiado su profesión (contabilidad y finanzas) y haberse preparado con Carl Gustav Jung en el psicoanálisis y la quiriología. Era muy exitoso en sus terapias a las cuales llega por casualidad un día Etty con una de sus amigas para que le leyera la mano. A partir de ese momento, ella decide iniciar un proceso terapéutico con Julius Spier, por quien se sentirá muy atraída. En el transcurso de la narración del diario, Etty pone mucho énfasis en la relación con su psicoanalista. En los apartados finales del diario ella reconoce el papel decisivo de este hombre en su evolución interior.

La predisposición genética de Etty al desorden psicológico y al egocentrismo fue pacientemente trabajada y superada gracias al aporte de Julius, quien aprovechando el gusto de Etty por la lectura, la puso en contacto con la Biblia y las obras de San Agustín, que junto con las lecturas que ella venía haciendo contribuyeron a moldear su fisionomía espiritual.

Hacia el final de su diario, el centro de su atención se desplaza hacia una relación profunda y estrecha con Dios que se despliega como reflexión madura sobre la realidad de la guerra y su compromiso con el pueblo judío.

Aunque le ofrecieron esconderse o huir, ella se mantuvo fiel a su deseo de acompañar a sus hermanos judíos. En julio de 1943, al ponerse fin al status especial de los colaboradores judíos, Etty y su familia quedan recluidos en el campo de Westerbork, hasta el 7 de septiembre de ese mismo año en que son transportados a Auschwitz. Su hermano Jaap es transportado posteriormente a otro campo de concentración y aunque sobrevive a la guerra, muere luego de ser liberado debido a sus padecimientos anteriores.

Etty Hillesum nos ayuda a resinificar y actualizar -a través de su itinerario vital, su diario y sus cartas-, el lugar central de la experiencia espiritual en la realización del ser humano.

La vida de Etty Hillesum es manifestación contemporánea de que la experiencia de Dios no es privilegio de unos pocos, es en realidad la posibilidad y el referente de todos en medio de la vida y de las situaciones personales más complejas como lo atestigua el relato de su vida. Una mujer cuya experiencia resulta muy cercana a la sociedad que vivimos. Según el jesuita Paul Lebeau su modo de ser y su actitud ante la vida se pueden ubicar en la posmodernidad, en cuanto tomó su distancia respecto de ciertos prejuicios ideológicos de la modernidad.